Ojo sucio. Sexo publicitario… sin sexo

Un psicólogo está con su paciente.
Psicólogo– Voy a aplicarle el test de Rorschach (ese que consiste en  imágenes hechas con manchas de tinta al azar). Ésta es la primera lámina, ¿qué ve?
Paciente– Una pareja haciendo el amor
Psicólogo– Esta es la segunda lámina. ¿Qué ve?
Paciente– Otra pareja haciendo el amor
Psicólogo– Esta es la tercera lámina. ¿Qué ve?
Paciente– Otra pareja haciendo el amor
Psicólogo– ¡Pero usted tiene una fijación!
Paciente– ¡Usted, que no deja de mostrarme fotos pornográficas!!

Dejando los chistes aparte, ¿Quién no vió cierta imagen… digamos sugerente, en la foto de la derecha?
Si la vemos con cuidado, son en realidad una serie de simples cuadros de colores, pertenecientes a una tela.
¿Y por qué tod… bueno, por qué muchos, vemos claramente… otra imagen? Inclusive se aprecian detalles como brazos, cabello, y cuello.

Fenómeno Pareidolia.
Coche Sonriente Nissan

En broma, se llama a quienes ven cuestiones de tipo sexual en una imagen que en realidad no lo tiene, “ojo sucio”, (como el paciente del anterior cuento).

  Fenómeno Pareidolia.
 Mesa Feliz Heinz 

   

Sin embargo,  ya en serio, este fenómeno es totalmente común, y se debe a la tendencia que tiene nuestro cerebro a buscar patrones y a organizar la información que obtiene; se le llama Pareidolia, el fenómeno psicológico, según el cual encontramos formas reconocibles a nubes o a manchas. Un ejemplo, es el coche de arriba. ¿Parece que está sonriendo, verdad? Y la mesa de la derecha en verdad parece estar feliz.
De hecho, la pareidolia es algo tan humano, que los publicistas y diseñadores la usan para crear anuncios muy sugerentes e incluso francamente sexuales, sin usar sexo. El uso de sexo en la publicidad (ver entrada al respecto) es muy frecuente. Tanto, que puede ser una verdadera proeza creativa emplearlo sin caer en lo corriente o en el lugar común.
Estos son unos ejemplos que me parecen bastante originales y creativos de sexo publicitario, sin sexo (utilizando la pareidolia):

 Por supuesto que aquí únicamente estamos resaltando la cualidad creativa de cada anuncio. La ética de cada uno, utilizando el sexo como instrumento de venta, es muy debatible, y por supuesto, materia de otra entrada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en efecto Pareidolia, publicidad, sexo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s