Campañas sucias y campañas limpias

Campaña es el nombre que se le da a un plan en el que se intenta derrotar a un contrario. Una campaña tiene una cuidadosa planeación y ejecución llevada a cabo por etapas. Originalmente el término es militar, campaña militar.  Posteriormente, el término fue utilizado para designar al esfuerzo de un partido o individuo para ganar una elección: campaña política; Finalmente, también se usó para designar el plan de márketing de un producto, campaña de márketing.  

 Campaña Política. Obama para presidente.

El uso de la palabra campaña en la política y la mercadotecnia no es coincidencia; pues la campaña militar, la política, y la de márketing se parecen mucho: Las tres implican un plan; intentan vencer a un contrario; necesitan una ejecución organizada con etapas bien definidas; implican el uso de diferentes armas; y las tres pueden ser despiadadas.

Una de las más brillantes campañas militares: Batalla de Austerlitz

Pero hay más: los tres tipos de campaña tienen una versión sucia: Hay la guerra militar sucia; la campaña política sucia, y la campaña sucia de márketing
Hace poco se realizaron elecciones para gobernador en el Estado de México, (un estado es como una provincia o una comunidad autónoma en que se divide el país) siendo una de las elecciones más importantes antes de la presidencial. Sé que las elecciones en sí no son del interés del respetable lector, como no lo fueron para los votantes (60% no votó); lo interesante de éstas en particular es que fueron un caso ejemplar de campaña sucia política; el PRI, partido que había gobernado durante 70 años en México de manera absoluta, (tanto así que Vargas Llosa le llamó la “dictadura perfecta”) logró ganar esta importante elección, imponiéndose al derechista PAN y al izquierdista PRD ejecutando de manera “magistral” una campaña política sucia.  
Lo hizo tan bien, que no necesitó usar el paso 5 de la guerra (ver tabla de abajo) 
En esta tabla pongo los tres tipos de campaña, comparándolas con sus contrapartes sucias (click para ampliar): 

Campañas Limpias y Campañas sucias 


No deseamos hacer un juicio ético de cada caso; en esta ocasión simplemente nos pareció interesante mostrar las semejanzas en las sucesivas etapas de los diversos tipos de campaña.
Dicen que en la guerra y en el amor, todo se vale… ¿Será?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en campaña, guerra sucia, márketing sucio y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s