El olor del cáncer

Hace poco, junto con unos amigos fui a casa de una conocida para una pequeña reunión por su cumpleaños. Era la primera vez que iba a esa casa, y no conocía mucho a esa persona; aunque aparentemente vivía sola en la casa, al menos no se veía a nadie más que a ella. Mi ánimo y disposición ese día eran buenos, pues se nos presentba por delante la perspectiva de una velada agradable. Sin embargo, al entrar en la casa, percibí de inmediato un olor. Un olor extraño y desagradable. No se trataba de un olor fétido como el de una cañería o de algo podrido. Ni siquiera olor a suciedad; ese olor lo había percibido consistentemente en otras casas antes a lo largo de mi vida; y en todas existía un factor común: un enfermo; casi siempre crónico.

Entré a la casa de esta conocida, junto con el grupo de amigos, y comenzó la conversación. Y de repente surgió una revelación: esta persona vivía junto a su mamá, una persona enferma y que prácticamente no se podía mover, por lo que vivía en una habitación que estaba oculta a nuestra vista.
Seguí unos minutos más en la casa; y aunque la reunión seguía y era muy animada, no me hallaba  a gusto, pues continuaba sintiendo aquel olor. Incluso agradecí que algunos de mis amigos comenzaran a fumar; lo cual casi siempre detesto, pero el cigarro atenuaba un poco aquel olor.
No pude más, y abandoné la casa, sabiendo que me comportaba como un loco.
Mi proceder era totalmente extraño; y no había oído cosa tal como el “olor de la enfermedad”, más que por antecedentes propios.
Pero acabo de hallar, coincidentemente, este artículo, que me hace sentir un poco menos loco; habla sobre el olor del cáncer; aparentemente, las enfermedades, y específicamente el cáncer, despiden un olor, el cual puede ser usado para diagnosticarlo oportunamente.
Un artículo muy interesante.
Y aparentemente no estoy loco.
Al menos no por eso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ciencia, locura, olfato y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El olor del cáncer

  1. Ya sabe que a partir de ahora le tocara oler la orina y las heces de sus conocidos que crean que pueden estar enfermos, jejejejee…Es lo que tiene tener una nariz portentosa jejejee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s